FUSE

El juego de disparos en tercera persona que no necesitábamos

FUSE comenzó a existir como “Overstrike 9”, el nombre del equipo especial del que forman parte los protagonistas. En algún punto del desarrollo, el juego sufrió una transformación casi total. Este tipo de cambios, por lo general, son un signo de problemas en el diseño. A diferencia de una película, si el elemento básico de un título no funciona, hay que empezar desde cero. Para desgracia de Insomniac Games, el resultado de ese tortuoso proceso es un videojuego burdo y sin inspiración.

Mientras jugaba las 7 horas de campaña, me pregunté muchas veces si el mundo realmente necesitaba otro TPS. Ni siquiera es culpa del género, sino de su sobreexplotación. Mientras otros consiguen encontrar su propia identidad, FUSEcarece de personajes entrañables, un buen guión, enemigos satisfactorios y una dirección de arte que proponga un lenguaje visual interesante.

La premisa parecía capaz de inspirar un mejor resultado: un shooter en tercera persona con un diseño de armas asimétrico en el que la cooperación es fundamental para sobrevivir. Los problemas, sin embargo, comienzan desde que tu equipo adquiere armamento especial. Lo que se supone es un momento definitorio, se transforma rápidamente en algo irrelevante. Supuestamente, FUSE está diseñado en torno a las habilidades especiales de estas armas y a sus posibles combinaciones; pero al poco tiempo de usarlas, descubres que esta adición cambia de forma insignificante la experiencia de juego.

news_photo_29521_1370295879

 

Todas las batallas con los jefes obedecen a un patrón fácil de adivinar

Para explicar a qué se debe, primero hablaré brevemente de cada arma experimental. Magshield es un proyector de escudo capaz de repeler casi cualquier munición, lo que ayuda a desplazar al personaje por el campo de batalla, dejar coberturas temporales e incluso disparar una onda de choque de corto alcance. El Arcshot dispara flechas capaces de detonar y pulverizar a varios enemigos al mismo tiempo. El Warp Rifle permite al usuario volverse invisible y disparar municiones capaces de crear “singularidades”, que son como pequeños agujeros negros que desatan violentas reacciones en cadena. De forma similar, la Shattergun atrapa a los enemigos en cristales negros que se transmiten de una unidad a otra; su modo secundario dispara un dispositivo médico capaz de revivir a los caídos.

Hasta aquí suena muy interesante; sin embargo, ni los enemigos ni el diseño de niveles parecen haber sido concebidos para incentivarnos a aprovechar las capacidades únicas del armamento. Por otro lado, no exploran roles que las armas de otros juegos no hayan empleado antes. Si bien encontré satisfactoria la capacidad de cambiar el control de los personajes rápidamente, a fin de cuentas, las clases carecen de un rol bien definido. Por ejemplo, Naya Deveraux, la dueña del Warp Rifle, supuestamente es la asesina del grupo gracias a su capacidad de invisibilidad, y el rifle produce una reacción en cadena escandalosa que anula cualquier intento por evitar ser detectado. Hubiera preferido que este personaje utilizara el Arcshot, con el que se puede acabar instantáneamente con grupos pequeños de adversarios. El Magshield, por otro lado, sólo es útil en situaciones circunstanciales, pues el diseño de niveles no invita a aprovechar sus capacidades.

Así, es como FUSE rápidamente se convierte en una serie interminable de enfrentamientos con enemigos con pésima inteligencia artificial, en escenarios poco inspirados y minijefes que, en lugar de exigir habilidad del jugador, parecen más bien pruebas de resistencia. La acción anterior está puntuada por secciones de exploración simples que consisten, básicamente, en presionar mecánicamente arriba más el botón A para escalar obstáculos. Me pregunto por qué Insomniac no aprovechó esta habilidad para diseñar encuentros verticales —similares a los deUNCHARTED 3—. En otro intento por romper la monotonía del combate, el guión sugerirá en varias ocasiones intentar una aproximación más silenciosa. Se refiere, por supuesto, a infiltrarse sigilosamente en un escenario de combate. Por desgracia, salvo un comando para asesinar instantáneamente a un adversario desprevenido, ninguna otra mecánica soporta este estilo de juego y el diseño de niveles tampoco permite una aproximación no violenta a cada escenario.

news_photo_29521_1370296172

 

El diseño de niveles no es óptimo para un sistema de combate basado en clases

El defecto más claro de FUSE es la falta de personalidad en áreas importantes: los personajes son poco interesantes, los lugares se sienten genéricos, las armas no cambian fundamentalmente ningún parámetro establecido en el género y el guión tiene un desarrollo torpe. Los contrincantes son humanos sin rostro embutidos en trajes de cuerpo completo que carecen de expresión o credibilidad alguna. Sus roles, además, se apegan al monótono esquema establecido por otros títulos: enemigos pequeños que se acercan al protagonista para explotar, francotiradores, soldados con ametralladoras, escuadrones con escudos antibalas, etcétera. El diseño de niveles, por lo demás, no promueve situaciones de combate interesantes. La solución de los desarrolladores fue aumentar la dificultad arrojando más oleadas de adversarios, sin exigir planeación estratégica o aprovechamiento de las capacidades únicas del escuadrón.

Las batallas con los jefes también sufren de falta de originalidad y creatividad. Puedo resumir prácticamente todas a una mecánica básica: disparar a puntos amarillos. Desde una alucinación gigante con un patrón de ataque predecible hasta naves futuristas, lo único que debemos hacer para sobrevivir es disparar a los puntos amarillos y cubrirnos. La táctica de combate, entonces, es reducida a una prueba de resistencia y suerte, pues, quienes intenten jugar el título solos, encontrarán que la inteligencia artificial de sus aliados es errática.

Hay juegos que son capaces de innovar y desarrollar su personalidad a pesar de pertenecer al género (Binary Domain es un excelente ejemplo), pero FUSE parece un ejercicio de complacencia y falta de atención al detalle. No sólo la trama está pobremente armada, sino que hay signos claros de un trabajo apresurado: cuando un personaje reciba mucho daño, caerá al piso y deberá arrastrarse hacia sus compañeros para ser revivido; aquí el problema es que al moverlo hacia los lados o hacia atrás, notamos que esas animaciones no existen. Esto quiere decir que los personajes realizarán el mismo movimiento sin importar hacia qué dirección vayan. La falta de refinamiento también es evidente cuando un compañero se acerca a revivirte: verás cómo coloca una aguja en el aire y tu personaje mágicamente se incorpora.

news_photo_29521_1370296254

 

El sistema de habilidades, salvo contadas excepciones, no permite elecciones estratégicas

El lenguaje visual también sufre de descuidos elementales. Por ejemplo, no será fácil encontrar cajas de municiones en los escenarios repletos de objetos de relleno (y que no aportan veracidad al título). La trama, por otro lado, se apega con un rigor escalofriante al cliché del genocida que quiere reformar el mundo y se apoya en un diseño industrial de armas y tecnología indistinto y gris.

Para recubrir esta débil estructura, FUSE cuenta con un sistema de árbol de habilidades y de mejoras. Desafortunadamente, salvo los cambios relacionados con las armas principales, es difícil modificar de forma significativa el estilo de juego, por lo que casi todas las habilidades se quedan en el terreno de adiciones superficiales.

news_photo_29583_1370442584

 

FUSE no consigue desarrollar una personalidad ni un sistema de juego propio

También existe un modo de juego similar a Horda, la popular implementación de la franquicia Gears of War. Sin embargo, los escenarios son versiones ligeramente modificadas de la campaña. Salvo por la acción cooperativa, no hay otro tipo de multijugador, lo que me lleva a preguntar por qué la campaña no recibió más atención del desarrollador.

Los TPS florecieron en esta generación de consolas. Algunos consiguieron establecerse como paradigmas del género, mientras otros lograron desarrollar alguna cualidad única y su propia personalidad. Por desgracia, no podemos colocar a FUSE en ninguno de los 2 casos. El título se siente como un esfuerzo a medias que aporta poco al saturado género. Su falla más grande es la ausencia de personalidad en casi todas las áreas y su incapacidad de producir una dinámica de combate interesante. Los amantes empedernidos de los juegos disparos en tercera persona encontrarán en FUSE un buen pretexto para disfrutar sin compromiso de un sistema de combate sólido, pero genérico; sin embargo, cualquier otro tipo de jugador se topará con una experiencia poco inspirada y repetitiva.

LO BUENO:Buena implementación del sistema de cambio entre los distintos personajes. Juego cooperativo aceptable. Cada personaje tiene un arma única.

LO MALO:Los enemigos no tienen personalidad. Las clases de los personajes no presentan diferencias significativas. La dirección de arte es poco interesante. El diseño de niveles no permite explotar el sistema de combate. El guión está lleno de lugares comunes y desarrolla pobremente la trama. La inteligencia artificial de los aliados y los enemigos es errática. El sistema de combate se siente genérico y poco inspirado.

NOTA FINAL:6

Articulo tomado de http://www.levelup.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s